Acceso de Alumnos Alumnos
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • Sucribete en nuestro canal de youtube

[vc_row alt_color=»» alt_bg_color=»true» parallax=»» full_width=»» full_screen=»» mask_style=»50″][vc_column alt_color=»» alt_bg_color=»» text_align=»» padding_size=»» el_class=»» width=»1/1″][heading title=»DOCENTE EN LA FORMACIÓN DE PSICOTERAPEUTAS» sub_title=»Boletín #28″ style=»1″][/vc_column][/vc_row][vc_row alt_color=»» alt_bg_color=»» parallax=»» full_width=»» full_screen=»» background_overlay=»» mask=»» mask_style=»50″ vertical_align=»» padding_size=»» el_class=»»][vc_column alt_color=»» alt_bg_color=»» text_align=»» padding_size=»» el_class=»» width=»1/1″][vc_column_text]

Autor: EUGENIA CATALINA CASILLAS ARISTA

Doctora en Ciencias de la Educación por la Universidad Santander

LA IMPLICACIÓN DEL DOCENTE EN LA FORMACIÓN DE PSICOTERAPEUTAS. UN ESTUDIO DE CASO

 

Este escrito es un breve resumen de mi Proyecto de investigación  doctoral denominado: “La implicación personal del docente en la formación de psicoterapeutas. Un Estudio de caso”. En este trabajo desarrollé de manera inicial, el tema de la implicación personal del docente.

El término implicación personal es un concepto complejo. Para definirlo, se hizo una revisión en distintos referentes teóricos y se encontró que la noción de implicación se aplica en distintas disciplinas.

Lourau menciona lo siguiente:

La noción de implicación puede ser rastreada, en sus usos epistemológicos, sociológicos, psicológicos, por ejemplo, en Bastide (1950), Piaget (1950, 1977), Devereux (1967, 1980), Lourau (1969, 1981, 1988), Bohm (1980, 1987), Morin (1982, 1986). Pero al mismo tiempo esta palabra proviene del Derecho y las matemáticas, es frecuentemente empleada fuera de todo contexto teórico. Desde hace algunos años tiende a competir con otras palabras de una similar nebulosa ideológica, como compromiso, participación, investidura afectiva, motivación, etc.

La implicación es un nudo de relaciones. No es ni buena (uso voluntarista), ni mala (uso jurídico policial)…Para la ética de la investigación, es útil o necesario, no es la implicación, siempre presente, sino el análisis de la implicación ya presente en nuestras adhesiones y no adhesiones, nuestras referencias y no referencias, nuestras participaciones y no participaciones, nuestras sobremotivaciones y desmotivaciones, nuestras investiduras y no investiduras libidinales… (Lourau, 1970).

Para mi trabajo de investigación construí la siguiente definición: Es la forma como una persona está comprometida, incluida, afectada, imbrincada en una situación, ya sea de manera consciente o inconsciente; lo que tiene repercusiones para sí mismo, para los otros y modifica al objeto de investigación. Esta forma de posicionamiento que tiene la persona, está relacionada con la interpretación que hace de su historia de vida y con su contexto sociohistórico.

Esta investigación parte de la premisa de que como docentes, la persona del profesor es su recurso. Es decir, que el profesor se dé cuenta de quién está siendo a la hora de estar ante un grupo de alumnos, le puede permitir que su labor tenga un mayor impacto a nivel social.

Es decir, de manera consciente o inconsciente, la propia implicación personal, influye en la formación de los estudiantes. Es decir, no se puede aspirar a ser neutrales en el ejercicio profesional, pero sí se puede estar alertas a la implicación personal, con el propósito de mejorar el quehacer profesional y entender la inscripción social de tal quehacer.

Es decir, para comprender la naturaleza de la enseñanza, es necesario tener en cuenta la subjetividad de los actores en acción, es decir, la subjetividad de los profesores. Un docente profesional no es solo una persona que aplica conocimientos producidos a lo largo de siglos de trabajo docente. Es un sujeto que asume su práctica a partir de los significados que él mismo le da, un sujeto que posee conocimientos y un saber hacer, que evidencian su propia implicación personal.

El docente, al considerar y reflexionar sobre su propia formación personal y profesional, y analizar qué elementos personales se ponen en juego: puede darse cuenta de lo que le estorba en algunos momentos y hacer los ajustes pertinentes.

El hablar de implicación personal, es hablar de muchos elementos que están en juego a la hora de que el profesor se encuentra impartiendo su clase.  Para la realización de mi investigación, se consideraron  los siguientes aspectos de la implicación:

Nivel intrapsíquico, donde se exploran los deseos inconscientes de la persona en el ejercicio de su trabajo profesional.

  1. Nivel ideológico, donde se cuestiona lo que hace a la inscripción de la persona en una determinada dinámica social, económica y política.
  2. Nivel profesional, se aborda lo referente a la práctica profesional de la persona.

 

La pregunta que guió mi investigación fue la siguiente: ¿De qué manera el grado de consciencia de la propia implicación personal por parte del docente, influye en la formación de los estudiantes de psicoterapia?

La investigación buscó  comprender la implicación del docente, pero aunque esto es básico para cualquier profesor, hace énfasis en aquellos que forman psicoterapeutas, ya que un área ineludible para un psicoterapeuta es el conocimiento de sí mismo y la reflexión respecto a su persona. Porque de no hacerlo en la medida de lo posible, puede incidir en el discurso del consultante de formas que, en el mejor de los casos, el psicoterapeuta no podrá diferenciar. Es decir, la reflexión de la implicación del psicoterapeuta, es un ejercicio esencial en su desempeño profesional.

Para responder a la pregunta de investigación,  se llevó a cabo un estudio de caso, desde un enfoque metodológico cualitativo. Para este estudio, se entrevistó y observó en su ejercicio como docente, a una profesora a quien se le nombró “María” para mantener su anonimato.  María es una mujer de 57 años de edad, soltera. Nunca tuvo hijos. Ella es la mayor de sus hermanos. Cuenta con estudios de posgrado, ejerce como psicoterapeuta desde hace 25 años y se ha dedicado a la docencia desde hace más de 20 años, formando psicoterapeutas en distintos Institutos que se dedican a la formación de estos profesionistas.

A partir de este estudio, se hizo notoria la relación entre la manera de actuar de la profesora, tanto en el ámbito intrapsíquico, como ideológico y profesional, que se ve reflejado en la manera de impartir sus clases.

A manera de síntesis de los resultados, en las entrevistas la maestra muestra un discurso de cercanía y a veces hasta sobreprotección hacia a los alumnos. Es muy directiva y muestra una alta necesidad de tener el control.

En las observaciones que se realizaron a la profesora al impartir sus clases, la maestra oscila entre conductas directivas y hasta sobreprotectoras; y en otros momentos, cambia a conductas de distanciamiento hacia los estudiantes.

Conectando esto con su historia de vida, la profesora mencionó que ella quería ser independiente, dedicarse sólo a estudiar y a trabajar; pero al morir sus padres, ella quien es la hija mayor, asumió un rol maternal hacia los hermanos: ella los cuida, aunque en muchos momentos ella siente que no quiere ese papel y preferiría que una de sus hermanas lo tuviera, no ella.

Es decir, “a veces sobreprotejo y a veces abandono a mis alumnos”. Esta última frase es textual y fue la manera como la entrevistada expresó lo que sentía y pensaba, al recibir los resultados de este estudio. El devolverle los resultados a la profesora, fue un ejercicio de suma importancia, tanto para la docente, quien se mostraba sorprendida por las conexiones entre su historia de vida y su ejercicio como profesional, como para mí como investigadora, ya que también me cuestionaba mi propia implicación personal en mi trabajo como profesora y psicoterapeuta.

A manera de conclusión, se resalta la importancia de revisar la implicación del docente, ya que como se presenta en los diversos estudios,  detrás del deber ser se encuentra el ser, la personalidad del maestro, su historia de vida, habilidades e incapacidades, aciertos y equívocos. Su manera de posicionarse ante la vida y  todo eso señala la necesidad de una formación docente que considere una visión más amplia y que incluya el ámbito personal.

Este es un trabajo limitado al mostrar solo un caso, no pretende generalizar sus resultados y requiere de mayores estudios para comprender mejor la implicación personal y su influencia, pero es un buen inicio para acercarnos a este tema y al mismo tiempo, es una oportunidad de aprender a construir conocimiento compartiendo visiones y reflexionando en conjunto.

En palabras de Tardif (2004):

Un docente profesional… es un sujeto que asume su práctica a partir de los significados que él mismo le da, un sujeto que posee conocimientos y un saber hacer, provenientes de su propia actividad y a partir de los cuales la estructura y la orienta… Esto quiere decir que la investigación sobre la enseñanza debe basarse en un diálogo fecundo con los docentes, considerados como sujetos competentes que poseen saberes específicos de su trabajo y no como objetos de investigación; de ahí que el diálogo con María, presente tantos elementos de riqueza.

Estamos implicados de manera consciente e inconsciente en la interacción que establecemos con los demás, y eso hace que en muchos momentos, realicemos intervenciones, en ocasiones adecuadas y en otras no, con las personas con las que trabajamos.

En el presente trabajo se colocó el acento en la educación y la psicoterapia, porque se buscó investigar la implicación del profesor, que ejerce como psicoterapeuta y que además trabaja en la formación de psicoterapeutas. Es claro, que los planos en juego de la implicación en el campo de la educación, no son exactamente los mismos que en el de la psicoterapia, pero a pesar de esto, nos permitió tener un panorama general sobre este tema. No son lo mismo, pero en el trabajo del educador psicoterapeuta coexisten y se imbrican.

Con los resultados obtenidos, no es posible confirmar el supuesto de investigación, al menos hasta este momento, ya que de manera teórica, María dice que sí le sirvió dialogar y reflexionar respecto a su implicación; que es más consciente de varias situaciones de su vida que se reflejan en su ejercicio docente; pero el que esto se traduzca en la práctica, queda pendiente de corroboración para un momento posterior.

Este es un trabajo preliminar, es un primer avance por parte de la autora en esta línea de investigación, y requiere de estudios posteriores para comprender mejor la implicación personal y sus alcances. A pesar de lo anterior, es un buen inicio para acercarnos a este tema y, al mismo tiempo, es una oportunidad de aprender a construir conocimiento compartiendo visiones y reflexionando en conjunto.

El estudio pone sobre la mesa una experiencia de aprendizaje muy valiosa para la autora, ya que por un lado ha sido un acercamiento al tema de la persona del docente, pero también, al del diálogo y la construcción en conjunto. Queda el reto de continuar con la investigación, para ampliar el estudio con las voces de los estudiantes y así profundizar en esta problemática.

Referencias:

Abraham, A. et. al. (1986) El enseñante es también una persona, Gedisa, Barcelona, Cataluña, España, 2009. Traducción de Alberto L. Bixio; ed… ISBN: 9788474322538.

Day, C. (2006) Emociones, sentimientos e identidad personal y profesional. En C. Day (Ed.), Pasión por enseñar: la identidad personal y profesional del docente y sus valores. (pp. 59 – 75). Madrid, España: NARCEA, S.A. DE EDICIONES.

Lourau, R., (1970), El análisis institucional, Amorrortu, Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina, 1991. Traducción de Noemí Florito de Labrune. ISBN: 950-518-052-7.

Tardif, M. (2004) El saber de los docentes en su formación. En M. Tardif (Ed.), Los saberes del docente y su desarrollo profesional. (pp. 166 – 225). Madrid: NARCEA

[/vc_column_text][link_button title=»Regresar al boletín» link=»url:http%3A%2F%2Fus8.campaign-archive2.com%2F%3Fu%3Dc57ed4a0260fe9534b11a588d%26id%3D620f92c144%26e%3Da3046edaf1||»][/vc_column][/vc_row]