Acceso de Alumnos Alumnos
  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • Sucribete en nuestro canal de youtube

Evaluación Formativa en la Educación Preescolar

 

Por: Laura Fabiola Covarrubias Navarro.

Estudiante de la Maestría en educación en el área de docencia e investigación.

Universidad Santander. Sede Ocotlán, Jalisco

 

Introducción.

Cuando las educadoras se enfrentan al proceso de evaluación, generalmente surgen algunas inquietudes como: ¿qué es evaluar? y ¿cómo desarrollar el proceso de evaluación en las aulas?

La Secretaria de Educación Publica (SEP) en el 2013, conceptualiza el término como un conjunto de acciones dirigidas para obtener información sobre el grado de apropiación de conocimientos, habilidades, valores y actitudes; en resumen adjudicación de competencias, tanto en alumnos como en docentes.

El evaluar por competencias implica todo el proceso de aprendizaje, esquemas de actuación y aplicación. Un transcurso del desarrollo de competencias docentes, activación del alumno y que la vida entre a las aulas (Malpica, 2011).

Por lo tanto, desde la perspectiva socioconstructivista, se entiende el aprendizaje como un proceso activo de construcción de conocimientos por parte del alumno, la enseñanza como un proceso sostenido en el tiempo de guía y ayuda del profesor al aprendizaje del alumno, y la evaluación como un instrumento que permite constatar el logro de las competencias y saberes alcanzados por el alumno como consecuencia de su participación en las actividades de enseñanza y aprendizaje. (Martínez y Rochera, 2010).

Una evaluación formativa con la finalidad de ayudar al estudiante a identificar lo que ha logrado y lo que no, permitiendo al docente reorientar la enseñanza y detectar estudiantes que requieren de explicaciones u otro tipo de apoyo adicional.

Los estudios realizados en diferentes niveles educativos, internacional, nacional y local, coinciden en la importancia de la evaluación. Tal es el caso de Rosales, 2000; “la evaluación es el enjuiciamiento sistemático de la valía o mérito de un objeto”, pero para ese entonces el juicio se refería al aprendizaje memorizado de algunos conocimientos, que en la actualidad ya no es funcional, la educación en preescolar tiene como propósito formar personas críticas, autónomas, capaces de resolver problemas, con eficiencia en cierto tipo de situaciones mediante la puesta en marcha de conocimientos habilidades, actitudes y valores; que sean aplicados en su vida, y así mejorarla.

La evaluación educativa en el Plan 2011 es un proceso que nos permite tener y obtener evidencias, elaborar juicios, y brindar retroalimentación a los alumnos.

El Dr. José María Valero, 2010; compara el término evaluar con examen, marcando la gran diferencia que evaluación es condiciona todo el proceso educativo y tiene como objeto no solo valorar unos conocimientos. Su objetivo es mucho más ambicioso, pretende, mediante la observación, conocer al alumno para mejor orientarle. Es una técnica eminentemente educativa ya que no busca las deficiencias para sancionarlas son para subsanarlas.

 

El enfoque de la evaluación formativa

El desarrollo del alumno en preescolar es difícil de evaluar, ya que éste cuenta con la capacidad permanente de aprender, evolucionar, adaptarse y cambiar, por lo que la evaluación formativa se hace una actividad más compleja. Con las aportaciones sobre el término de evaluación indican que el centro a evaluar son los aprendizajes y no el alumno, evaluando el desempeño y no a la persona, con esto deja de ser una medida de sanción.

La evaluación desde el enfoque formativo tiene como propósito contribuir a la mejora del aprendizaje, regula el proceso de enseñanza y aprendizaje, adaptando y ajustando las estrategias, actividades, planificaciones etc., de acuerdo a las necesidades de los alumnos. Sus modalidades son: interactiva, retroactiva y proactiva.

En preescolar los momentos de evaluación son: inicial o diagnostica, intermedia y final, y permanente. Esta investigación fue guiada durante la evaluación inicial o diagnostica, con el propósito de conocer las características, necesidades y capacidades con las que cuenta el alumno al ingresar al preescolar; con ello hacer un listado de los aprendizajes esperados que se pretendieron fortalecer y desarrollar en los alumnos de segundo grado durante el ciclo escolar. Fue realizado durante las tres primeras semanas, se consideró los seis campos formativos y tomando como referente los aprendizajes esperados. Asumiendo la intención de la evaluación formativa durante el diagnóstico, conocer a los alumnos y darle prioridad a los aprendizajes esperados y campos formativos, con el fin de mantener un equilibrio al trabajar con éstos.

Se diseñó una situación didáctica llamada “Piratas a la vista”, donde aparte de conocerlas características individuales y grupales, también fuera un proceso de adaptación para ellos y la educadora; en conjunto con el diseño de las actividades exploratorias, se crearon algunos instrumentos de evaluación.

Los instrumentos para la evaluación

Las estrategias de evaluación son el conjunto de métodos, técnicas y recursos que utiliza el docente para valorar el aprendizaje del alumno (Díaz y Hernández, 2006). La evaluación en el enfoque formativo requiere: recolectar, sistematizar y analizar la información obtenida de diversas fuentes; con el propósito de mejorar el aprendizaje de los alumnos y la intervención docente. Ésta no puede depender de una sola técnica o instrumento, de esta forma se estarían evaluando conocimientos, habilidades y valores de manera desintegrada, se debe elegir un instrumento adecuado para cada técnica y en cada momento.

Educadoras comentan que:

– “Me resultan más útiles el registro directo de lo observado así como las rubricas, ya que con estas puedo identificar en que parte del proceso se encentra el niño”. “Listas de cotejo: porque permite concentrar los aspectos esenciales de los aprendizajes esperados en los alumnos de forma ágil, así mismo porque da pie a crear rubricas que le den valor formativo al proceso de evaluación. Portafolio: porque concentran las evidencias que dan validez a las observaciones y argumentos a las diversas formas de evaluación que le es dada a los alumnos. Registro anecdótico: ayuda a llevar un registro de cada alumno con fecha, momento y manifestación de manera exacta”.

Ocasionalmente algunos instrumentos de evaluación son más prácticos que otros en ciertas actividades, lo importante es saberlas diseñar, apoyándose de algunas técnicas, que sean de utilidad (según lo que se va a evaluar) y en su momento práctico para la educadora. Las técnicas se presentan en el siguiente cuadro acompañado de los instrumentos utilizados y aprendizajes que se pueden evaluar en ellos. Cotidianamente en las prácticas profesionales de las educadoras se han utilizado, tal como se representa en el siguiente cuadro:

rubrica

En la técnica de análisis de desempeño se encuentra el instrumento de evaluación llamado rúbrica, se basa en una serie de indicadores de acuerdo a los aprendizajes esperados, que permiten ubicar el grado de desarrollo de los conocimientos, habilidades y actitudes o valores, en una escala de valor determinada: descriptiva, numérica o alfabética, relacionada con el nivel de logro alcanzado. Herramienta que fue más utilizada durante la investigación, ya que con ella, se pudo detectar los conocimientos, habilidades, actitudes y valores, de manera rápida durante la aplicación de las actividades. Sobre el aprendizaje esperado de las actividades se diseñó la rúbrica, realizando tres conceptos a evaluar y el criterio de cada uno de los conceptos, con descripciones.

Se trató de aplicar un ejemplo de cada uno de los instrumentos de evaluación durante esta situación diagnóstica, algunos hallazgos se dieron durante esta aplicación, el cuaderno de los alumnos se organizó en conjunto con los padres de familia por campos formativos, involucrándolos en el conocimiento de lo que se pretende fortalecer en sus hijos. Se dividió en los seis campos formativos que marca el programa de estudio 2011, una cantidad determinada de páginas del cuaderno para cada campo, marcando cada uno con un color distinto, el cual fue muy útil para rescatar sus saberes previos y de ahí partir para darle el seguimiento de desempeño de los alumnos, de igual formar comenzó como medio de comunicación con padres de familia. Cabe mencionar que en cada producto del alumno se registró el aprendizaje esperado de la actividad y alguna observación si era necesario del proceso del alumno.

Por otra parte el comenzar a integrar el portafolio al inicio del ciclo escolar, se enfrentaron las educadoras, aun en este tiempo a diferenciar el portafolio del expediente del alumno, ya que todavía nos confundimos. El expediente personal considera: la ficha de inscripción, acta de nacimiento, entrevista del docente con las familias y el registro de observación del alumno; que de igual forma aportó para la evaluación diagnóstica, ya que con estos documentos tenemos un acercamiento al contexto del alumno fuera del jardín de niños. Con el portafolio se comenzó con la recopilación de trabajos o productos que ilustran sus esfuerzos, progresos y logros. Todos aquellos productos que surgieron del diagnóstico inicial fueron esenciales para su inicio.

Otra aportación de la educadoras fue el llevar el registro anecdótico, ya que algunas lo consideran tedioso y sin un propósito adecuado, para ello algunas coincidieron: “es fácil de llevar siempre y cuando no se olvide que es lo que se debe registrar, de forma breve sucesos significativos, concretos que dan cuenta de comportamientos, actitudes o procedimientos del alumno o grupo”; teniendo presente estos aspectos se puede llevar de manera más sencilla y estas observaciones apoyan para integrar al diagnóstico.

La evaluación formativa en el aula

El término evaluación como tal en preescolar es poco escuchado, ya que aún no tiene una certificación por la autoridades educativa como tal, hay una devolución de la información a los padres en el tenor de avances y dificultades del aprendizaje de los alumnos, de las competencias en especifico que desarrollan. Pero no existe una interpetación cualitativa o cuantitativa de nivel de logro.

Es su primera experiencia que tienen con la evaluación, aquí solo se les reconoce la permanencia, desarrollo de competencias y es paso obligado en la normatividad mas no en el hecho para continuar sus estudios de educación básica.

Reflexiones finales: hallazgos, aportaciones y/o recomendaciones

La evaluación formativa se lleva a cabo durante todo el ciclo escolar, aunque en preescolar no tiene la certificación como en otros niveles, se pone en práctica; es un reto para cada educadora.

Se elaboran situaciones didácticas con el fin de recuperar saberes y conocimientos previos de los alumnos, se diseñan las actividades para fortalecer los aspectos donde el alumnado se encuentra bajos y también para desarrollar capacidades, habilidades y valores en ellos. Dentro de la evaluación formativa, se evalúa al alumno, al maestro y a los padres de familia, es decir el contexto del niño.

A las dificultades más frecuentes que la educadora se enfrentan son el diseño, uso y aplicación de los instrumentos de evaluación, al igual que la importancia que los padres de familia le dan a este periodo escolar de sus hijos.

El currículo pretende llevar de la mano a los padres de familia durante el proceso de la evaluación, para que así se cumpla el propósito de ser formativa. Además de tener claro cada actividad planeada y aplicada, los instrumentos de evaluación, qué, cómo, cuándo y con qué; que el alumno tenga claro que aprendizaje esperado se trabajará y los criterios de valoración y dar a conocer estos resultados a los padres, llevando a cabo estas estrategias facilitará el comunicado de logros y dificultades de cada alumno.

 

Referencias Bibliográficas

Bavoleo, 2013. Mariana, SEJ. Educar. Jalisco.

Estrada, 2009. En la investigación de Competencias didácticas en la educación preescolar. Instituto Estatal de Desarrollo Docente. Coahuila.

Jorba, 1993. La función pedagógica de la evaluación, universidad autónoma de Barcelona. Gr ao, Barcelona.

Malpica, 2011. Videoconferencia: Evaluar por competencias. Dirección de Formación Docente de la Secretaria de Educación Pública. México.

Martínez y Rochera, 2010. Las prácticas de evaluación de competencias en la educación preescolar mexicana a partir de la reforma curricular. Revista Mexicana de la Investigación Educativa. México.

Ravela, 2008. Consignas, devoluciones y calificaciones: Los problemas de la evaluación en las aulas educación primaria en América Latina. Uruguay

SEP, 2011. Plan de Estudios. SEP. México.

SEP, 2011. Programa de estudio. Guía para la Educadora. SEP. México D.F

SEP, 2012. El enfoque formativo de la evaluación básica, serie: Herramientas de la evaluación básica. Secretaría de Educación Pública. 1ra ed. México D.F.

SEP, 2012. Las estrategias y los instrumentos de evaluación desde el enfoque formativo, serie: Herramientas de la evaluación básica. Secretaría de Educación Pública. 1ra ed. México D.F.

Ramírez, 2003. Instrumentos de evaluación a través de competencias. Chile. En: www. Pizarrón.cl.